jueves, 26 de abril de 2012

EL ESPÍRITU DEL ZOMBIE (1985)

Escrito por SERENA INIESTA


FICHA TÉCNICA
Título Original: Southdern sockers
Akas: Peligro
Scream Shocks
Año: 1985
País: USA
Director: David H. Coleman (Dave Coleman)
Reparto: Mike Gordon
Tom Hatcher
Robert Harrell
IMDB: No encontrado
Trailer: No encontrado
Ediciones Españolas en Vídeo: Spain Films Commission S.A.
Punk-tuación: 5/10


SINOPSIS
Tres amigos se reunen en una iglesia para oír el sermón dominical. El padre Hopewell predice el futuro de cada uno de ellos. Las desgracias empiezan a producirse.


DATOS Y CURIOSIDADES
El título original de "El espíritu del zombie" es "Southdern Sockers", título que he venido adivinando únicamente por el oscuro encabezamiento con fondo rojo de la cinta, pues ciertamente estamos ante un filme de lo más extraño del que a penas se conoce información. Por cierto que la voz en off la titula "Peligro", con lo que es posible que este sea otro de sus nombres. Desconozco totalmente, a su vez, al director, David H. Coleman. Pero curiosamente, después de investigar durante un buen rato, he encontrado una pequeña entrevista a este cineasta. Al parecer, el director originario de West Point (Mississipi), trabajó como guionista para algunas producciones de Dino De Laurentis y también en nuestro país, junto al gran Juan Piquer Simón.


"El espíritu del zombie" fue un extraño proyecto que rodó en la misma zona donde residía, mientras estuvo en la escuela de cine. Esta interesante información da explicación a la forma en que está rodada su película; sin apenas medios y con un evidente bajísimo presupuesto. Está filmada a modo de vídeo doméstico y el poco maquillaje que tiene, dado que se trata de una cinta de terror, deja mucho que desear. Pero a pesar de ello, y de que los actores que intervienen tampoco desempeñan un gran papel (desconozco si fueron amateurs), resulta tremendamente curiosa, únicamente por lo rara y oscura que es.

El argumento nos muestra a tres amigos asistiendo a misa un domingo cualquiera. Con cara más de ateos que de beatos, comienzan a escuchar el sermón del cura, un personaje de lo más extravagante. Este habla de temas como de vender el alma al diablo y de acciones pecaminosas como el sexo, el alcohol y la conducción temeraria, proponiendo con ellos tres historias cortas, indicando de alguna manera el destino que les espera a los tres protagonistas. Las tres historias, a cual más extraña, no son demasiado complicadas paradojicamente, pero sí resultan muy curiosas. Tiene cosas bastante absurdas, pero por ello, hace captar el interés (o no). En mi caso, sí me ha llegado de alguna forma, pues me ha hecho cierta gracia. 


En la primera historia, tenemos sexo, cuya secuencia parece haber sido sacada de un videoclip de Whitesnake (con peor calidad). En la segunda tenemos a unos zombies, cuyo rostro y atuendo nos recuerda mucho a los genuinos ZZ Top, muy mal maquillados, pero muy simpaticones. Y en la tercera, que a mí personalmente es la que más me ha gustado, se nos muestra a la muerte vestida de cuero y portando gafas de sol. La banda sonora es resultona y acompaña correctamente en cada momento. Está compuesta por notas de rock and roll, música Country y algo de electrónica también.


Todo esto dicho así, parece una película de coña, y en realidad no he podido averiguar las intenciones de Coleman, pero lo que si se puede apreciar en ella es ese cariño y esfuerzo con el que todo cineasta sueña e intentar plasmar de un modo u otro. "El espíritu del zombie" es pues, una auténtica rareza a descubrir. No la recomiendo a la ligera, porque al ser tan peculiar no es plato de buen gusto para cualquier espectador, pero creo que sí le merecerá la pena a todo aquel que sepa apreciar este tipo de modestas producciones sin pretensiones. Extraña, oscura y simpática... ¿Quién se atreve con ella?, si es que acaso la encuentran, claro... ejem...

2 comentarios:

Alimaña dijo...

Anda mira... te ves una de zombies que no conocía y no me dices nada jajaja.

Besos Sere

serena dijo...

jajaja. Si pudiera, te haría una copieja pero no tengo grabador, sorry!

Besos, Kike