miércoles, 22 de mayo de 2013

EL CASTIGO (1973)

Escrito por ALFONSO & MIGUEL ROMERO


FICHA TÉCNICA
Título Original: La punition
Akas: A puniçao (Portugal)
La punizione (Italia)
Rangaistus (Finlandia)
The punishment (título internacional)
Año: 1973
País: Francia/Italia
Director: Pierre-Alain Jolivet
Reparto: Karin Schubert (Britt)
Georges Géret (Manuel)
Amidou (Raymond)
Claudie Lange (Françoise)
Marcel Dalio (el guarda)
Anne Jolivet (Gloria)
Trailer: Pinchar aquí
Ediciones Españolas en Vídeo: Vídeo FII S.A
Punk-tuación: 7/10


SINOPSIS
Britt, prostituta de lujo, es castigada por el dueño del burdel por no dejar del todo satisfecho a un cliente. Es encerrada en una sucia habitación de un apartado hotel, y a partir de ahora deberá obedecer los deseos de los clientes más sádicos.


DATOS Y CURIOSIDADES
"Aunque parezca mentira la cosa va a peor. Una de perversiones sádicas en las carnes de un putón desorejado y unos mafiosos fuera de sí. Muy fuerte". Esa era la crítica no de La Razón ni de El Mundo, sino del diario El País cuando Tele 5 emitía "El castigo" la madrugada del sábado 5 al domingo 6 de junio de 1993 en su espacio Erotissimo (1). Leyendo esto uno no podía sino interesarse por el film, más aún cuando la protagonista era la germana Karin Schubert.

Desde finales de los 60, y sobre todo durante los 70 ante la progresiva relajación de la censura en diferentes países y con la pornografía aún tratando de salir de la marginalidad, se dio por medio mundo un boom en la producción y distribución de cine erótico. En Francia, concretamente, triunfa "Emmanuelle" (1974), de Just Jaeckin, con un erotismo refinado y supuestamente feminista que gusta incluso a mujeres. Pero tanto en el país vecino como en buena parte de Europa se dió una inclinación por el lado más perverso del eros, no en vano contaba en la tradición literaria con dos pilares del género como De Sade y Von Masoch. Así, otro gran éxito del cine erótico francés fue "Historia de O" (1975), también de Jaeckin. En esta corriente, en la que igualmente participaría, dando su punto de vista, durante su exilio francés nuestro Jesús Franco, se incluye esta "El castigo", cuarta y penúltima película del poco prolífico director Pierre-Alain Jolivet, recordado principalmente por su adaptación en 1969 de la obra de Fernando Arrabal "El gran ceremonial" (1963). El propio miembro del grupo Pánico interpretó un pequeño papel en la adaptación fílmica de Jolivet.


A pesar de ser una coproducción entre Francia e Italia, el peso del país galo es muy superior, quedando ese estilo de erotismo afrancesado tan propio de aquellos años. Basada en la autobiografía de una prostituta a la que le hicieron los cambios pertinentes, como ese dramático final, el film se mueve entre el thriller erótico y el drama, entre la pura explotación y el cine de autor. Rodada principalmente en interiores, el director hace uso de colores agresivos y brillantes, sobre todo en la escena inicial de la fiesta, a la que regresaremos después de un largo flashback. La protagonista es una chica consentida que, al no satisfacer a un cliente, será encerrada en la habitación de un viejo hotel en las afueras y sometida a todo tipo de vejaciones por parte de unos clientes tan retorcidos como poderosos e influyentes en la sociedad. Le servirá a Britt tanto de castigo como de iniciación en el reverso más duro del sexo (2). Humillada desde que es recluida en la habitación, la chica es despojada de sus ropas, desnuda como lo está el cuarto, donde tan sólo hay un armario (con los utensilios para los clientes) y una vieja cama también desnuda que ni siquiera tiene un colchón. Hojas secas se expanden por todo el suelo. La situación es aún más agobiante por los continuos gritos de terror y desesperación de la chica de la habitación contigua.

El de Britt fue uno de los pocos papeles principales que encarnó Karin Schubert, generalmente relegada a papeles secundarios, cuando no de reparto, eso sí, a menudo bastante ligerita de ropa. Llama la atención que, dentro de su filmografía, el film que nos ocupa se encuentra entre dos comedias ligeras como la decamerónica "La pícara y ardiente Ubalda" (1972), de Mariano Laurenti, y la cinta del oeste "Todos para uno, golpes para todos" (1973), de Bruno Corbucci (3). Tras una extensa carrera en el cine de género, se dice que su frívolo "way of life" junto a una maltrecha situación económica hizo que aceptara en 1985, ya siendo una cuarentona, aparecer en la película X "Morbosamente vuestra", de Andrea Bianchi, e iniciar una nueva etapa, estropeada pero aún hermosa, ahora en el mundo del porno, principalmente en Alemania e Italia, que se prolongaría hasta mediados de los 90. Agobiada por los problemas con las drogas de su hijo, retirada del cine y de todo, trató de suicidarse por entonces en un par de ocasiones, para después pasar al olvido. Otro de los roles principales del film, el de Raymond, el despótico dueño de las chicas, recae en el marroquí Amidou, cuya carrera cinematográfica desarrollaría principalmente en Francia, sin olvidar conocidos títulos norteamericanos (4).

La refinada y perversa Francia, aún hoy nos sigue sorprendiendo y perturbando, y con no pocos ejemplos.


(1) La volvería a programar poco más de un año después, la madrugada del viernes 5 al sábado 6 de agosto de 1994, a horas aún más intespectivas. 
(2) La iniciación en el sexo como ritual, con preferencia por la sumisión y el sadomasoquismo, se encuentra en las grandes obras de la literatura erótica, sobre todo francesas. El cine de los 70, desde muy diferentes países y culturas, nos brindó incontables ejemplos, ya fueran softcores o desde el naciente y (mejor) porno. En Francia el tema no desaparecería, baste recordar el hit del XXX de 1994, dirigido por Marc Dorcel, "El perfume de Mathilde" (con guión sin acreditar de Jean Rollin), que se alzaría con no pocos premios por los sitintos festivales por los que se presentara. 
(3) Spaghetti-western cómico, en la estela iniciada por la saga de Trinidad, que viene a ser una versión libérrima de "Los tres mosqueteros" de Alejandro Dumas, aprovechando incluso la moda de las artes marciales. La Schubert aparece bañándose desnuda, escena censurada en su día en las copias españolas y recuperada en los últimos pases televisivos.
(4) Visto en producciones tan conocidas como "Ronin" (1998), "Reglas de compromiso" (2000) o "Juego de espías" (2001), destacamos sin embargo de entre sus trabajos para los USA su intervención en "Carga maldita" (1977), remake a cargo de William Friedkin de, precisamente, un film galo, "El salario del miedo" (1953), del maestro Clouzot.