miércoles, 29 de agosto de 2012

EN LA SOMBRA DE LA NOCHE (1996)

Escrito por ALFONSO & MIGUEL ROMERO


FICHA TÉCNICA
Título Original: Night shade
Akas: Galán de noche (Argentina/Venezuela)
Criaturas das Trevas (Brasil)
Nightshade - Die Nacht der Sünde (Alemania)
Sombra nocturna (Playboy latino)
Año: 1996
País: USA
Director: Fred Olen Ray (como Nicholas Medina)
Reparto: Tanè McClure (Charmagne)
Tim Abell (Scott Travers)
Teresa Langley (Jennifer Travers)
Jennifer Burton (Alison Blair)
Ross Hagen (Detective Crank)
Trailer: No encontrado
Ediciones Españolas en Vídeo: Dream Time Entertainment S.A., Interviù
Punk-tuación: 7/10


SINOPSIS
Scott Travers acaba de perder a su mujer. Desde la muerte de ésta viene recibiendo vía internet unos mensajes que despiertan su curiosidad. Decide investigar qué esconden esos mensajes y descubre que su mujer trabaja en un club de strip-tease llamado Night Shade. Pero ella, al igual que las demás chicas del club son vampiresas que utilizan el local para atraer a sus víctimas.


DATOS Y CURIOSIDADES
El éxito de "Instinto básico" (1992), de Paul Verhoeven, desató a comienzos de los 90 la moda de los thrillers eróticos. Tras éste se estrenaron en salas, con mayor o menor fortuna, "Sliver (Acosada)" (1993), de nuevo con Sharon Stone, "Jade" (1995), con libreto de Joe Eszterhas, guionista del film de Verhoeven, "La última seducción" (1994), más deudora del noir, "Acoso" (1994), un Barry Levinson en horas bajas, "El cuerpo del delito" (1993), con Madonna de rubia fatal a las órdenes de un Uli Edel completamente integrado en la industria de Hollywood, etc...

Por supuesto, los canales por cable, así como las estanterías de los videoclubs, se llenaron de innumerables títulos de serie-B protagonizados por impresionantes mujeres como Shannon Tweed, Shannon Whirry, Kari Wuhrer o Delia Sheppard, entre otras curvilineas bellezas. Ni que decir cabe que el Rey Midas de los bajos presupuestos, Roger Corman, se apuntó al carro, igual que hicieran algunos de sus más insignes pupilos, Jim Wynorski y Fred Olen Ray. Este último que ya había dirigido en 1991 "Refugio de pasiones" (cumpliendo el sueño de muchos al ver en situaciones eróticas a la ex-Ángel de Charlie Tanya Roberts), emprendería su secuela en 1994, junto a otros títulos del género como "Possesed by the night" (1994), que protagonizara la diva del género Shannon Tweed; "Mentes retorcidas" (1994), que quedará como uno de los últimos trabajos frente a la cámara de Telly Savalas; "Fuego en la sangre" (1996) y su secuela al año siguiente...


A mediados de la década, el softcore de serie-B no sólo no se ha agotado, sino que encontramos más títulos que nunca, la mayoría producidas por Playboy para emitirlas por su canal de pago además de su rentable edición en VHS. También para la compañía del conejito trabajaría el realizador de "Alienator" (1990). Tras "Peligroso deseo" (1996), dirigiría esta producción entre Playboy y Royal Oaks Entertainment (compañía para la que trabajaron en diversas ocasiones tanto Ray como su colega Wynorski), estrenada en vídeo en nuestro país como "En la sombra de la noche" por Dream Time Intertainment S.A. en su colección "Cine de Medianoche". Posteriormente la revista Interviú la incluyó en su colección "Joyas del cine erótico", concretamente en el número 56.

"En la sombra de la noche" es un film de vampiresas donde el terror desaparece por completo a favor de innumerables escenas de sexo (simulado) y bailes eróticos de distintas strippers. Ray, como acostumbraba a hacer en sus softcores, firma como Nicholas Medina, en guiño al protagonista de "El pozo y el péndulo" de Edgar Allan Poe. Con guión de Sean O'Bannon (¿posible pseudónimo del propio Ray?) al que sin duda se le ocurrió la idea motor del film tras ver el éxito de "Abierto hasta el amanecer" (1995), de Robert Rodriguez.

Protagonizada por Tim Abell (rostro habitual del cine de Ray y por entonces en casi todas sus cintas eróticas) junto a Tanè McClure (1) y Gabriella Hall, el mismo trío de la secuela de "Fuego en la sangre" del mismo director, y "Desición indecente" (1996) de su colega Gary Graver. Aunque en la que aquí nos ocupa, la Hall perdía protagonismo en favor de la impresionante Teresa Langley. Junto a ellos, otras despampanantes chicas del softcore 90's como Jennifer Burton o Nikki Fritz (2). Sin faltar, por supuesto, los amigos del director, como Ross Hagen, en su sempiterno papel de cínico detective, o Peter Spellos.


Como acostumbra a hacer Playboy en sus producciones, las escenas softcores están hechas con muy buen gusto y cuidadas en todos sus detalles: la fotografía, los encuadres... Si bien, Ray iba algunas veces más allá y hasta se permitía mostrar desnudos frontales masculinos. Tras otras cintas eróticas como "La fugitiva" (1996), la divertida "Operación bikini" (1997) (3), o "Sueños ilícitos II" (1998), ya avanzada la década de los 90, Fred Olen Ray, una vez más junto a su amigo Wynorski, se dedicó mayormente a dirigir telefilmes familiares, sobre todo de acción, para la pequeña pantalla (que tanto les gustaba emitir en Factoría de Ficción). Sin embargo, pocos años después, entrado el nuevo siglo, volvía, y esta vez a un ritmo endiablado, al softcore. Ahora reduciendo la línea argumental a su mínima expresión, usando el formato video y llenando las cintas de escenas de sexo, con preferencia por las relaciones lésbicas. A menudo con estrellas del porno o los nuevos rostros del softcore como Beberly Lynne o la exótica Christine Nguyen. Además de contar de vez en cuando con aquellas féminas que él mismo encumbró en los 80 (Michelle Bauer, Brinke Stevens...) o 90 (Monique Parent...)

(1) Hija del actor Doug McClure, el eterno "Trampas" en la longeva teleserie "El virginiano" (1962-1971), la guapa Tanè, tras aparecer en algunas series-B de terror en los 80, caso de "El ático" (1986) o "La casa del terror" (1987), se especializaría en el softcore protagonizando un centenar de cintas. Por su físico mucha gente la confundía con Shannon Tweed, y no fue extraño que los productores la reclamaran para las secuelas de éxitos de la compañera de Gene Simmons. Terminando los 90 y a comienzos del nuevo siglo, se la vería en pequeños cameos en algunas exitosas producciones de Hollywood.
(2) A la que vemos bailando en el club. Algo en lo que la musculosa Nikki, al igual que su buena amiga Maria Ford, se especializó. La Fritz fue otro de los rostros (y cuerpos) que más se prodigaron en el softcore 90's. Terminando la década, como tantas de sus colegas, utilizaría Internet como otro medio de ganarse la vida. A través de páginas de pago con atrevidas fotos, especializándose en escenas sáficas bastante explícitas con algunas de sus compañeras de reparto como la menuda Kira Reed o la tristemente malograda Lorissa McComas.
(3) En la que Ray homenajeaba los cómics de Al Capp y las películas de Russ Meyer o Bethel Buckalew.

1 comentario:

Archivista dijo...

Esta la recuerdo. Muy cutre pero muy interesante (sobre todo cuando la ves siendo un adolescente).

Es un caso típico de serie B. No la puiedes calificar como mala, porque cumple con lo que promete, pero no es que sea un joya .Entretenida es el adjetivo idóneo.